lunes, 26 de octubre de 2015

El hada de los dientes de Maileg



¡¡¡Notición, notición!!!

¡¡¡A Mauro se le ha caído su primer diente!!! Como la historia no puede ser más graciosa, y todavía me muero de la risa al recordarlo, he decidido compartir con tod@s vosotros el momentAZO para que os riáis un rato.

Empezaré recordando que en la clase de Mauro, que va a P5, ya hay varios niñ@s que han recibido la visita de Pérez este año. Al oír sus historias Mauro se emocionaba muchísmo y por ello esperaba ansioso que se le empezara a mover algún diente. ¿Hasta aquí todo normal verdad? Pues bien, ahora viene lo divertido.


El pasado 27 de septiembre Mauro cumplía 5 años y estaba especialmente eufórico. Venían a jugar a casa sus tres mejores amigos del cole y, al intentar abrir su primer regalo estirando con los dientes del papel, salió  literalmente volando por los aires uno de sus dientes de abajo. ¡No nos lo podíamos creer!, ¡Si no se le movía ninguno! Como la cosa fue tan "sorpresa" me pilló bastante desprevenida, y al ser domingo,  una de mis cuñadas me prestó un saquito con forma de ratón que no mataba pero para guardar el diente y salir del paso me sirvió.

Al día siguiente empecé a pensar sobre la historia mágica del Ratoncito Pérez y recordé que una vez havía visto unos ratones monísimos de la firma sueca Maileg. Estos ratoncitos, en distintos tamaños, están hechos artesanalmente y justo uno de sus ratones estrella es, precisamente, el "hada de los dientes", que viene en distintos formatos.

Como habéis visto en la foto de portada el ratoncito de Mauro va en unca cajita color mint, donde duerme por la noche, y lleva un bolsillito en la parte frontal para dejar el diente al Ratoncito Pérez. Aquí podéis verlo también sentadito en una de mis casitas de madera que hago por encargo. ¿A que es una monada?

También está la versión más femenina, en tonos rosa y con un capazo de ante que es una monada. Yo ya se lo he comprado a Fiona y asi no me pillará por sorpresa tan feliz acontecimiento otra vez....



Por último, en Maileg también han pensado en unas cajitas de latón (en rosa y mint), para que los papis guardemos de recuerdo los dientes de nuestros hijos. ¿Os podéis creer que yo conservo los míos ya que mi padre los ha guardado? Me los enseñó el otro día y menuda grima daban!!!

Espero que os haya gustado el post de hoy.

Un besazo,

Marta