domingo, 15 de marzo de 2015

El bautizo de Mauro al más puro estilo tradicional


Aunque hace ya cuatro años que bautizamos a Mauro no quería que estas preciosas fotos cayeran en saco roto. Por ello, hoy os traigo este post con las fotos hechas por un gran fotógrafo, Alberto Ballbé, conocidísmo por su habilidad en captar momentos únicos como nadie. 


Como viene siendo habitual en mis celebraciones familiares yo personalmente me encargué de todos los detalles y, en especial, de la estética de la merienda que celebramos en casa después del bautizo. La pastelería la encargué en Escribá y, como siempre, fue todo un acierto. No sólo es buenísimo todo lo que hacen sino que además saben darle ese toque especial a todas sus creaciones. Como ellos dicen: "No sólo hacemos pasteles, creamos ilusiones".


Además de la merienda y detalles handmade (las cajitas con patucos colgando de la primera foto por ejemplo), hoy quiero hablaros también del faldón de bautizo puesto que, en mi opinión, es lo más bonito ¡Y este blog también va de cosas bonitas!

Para la ocasión vestimos a Mauro con un precioso faldón de cristianar y encaje antiguo, con capota a juego, y todo hecho a mano. ¡Una  auténtica joya vamos! Como el faldón ya era muy pomposo en sí, para la celebración posterior en casa cambiamos a Mauro y le pusimos un faldón hecho por mi tía Adita, también con puntilla antigua de la familia pero más cortito. ¿Os podéis creer que el jersecito que llevaba debajo había sido mío? ¡Y los patucos también! Tal y como os expliqué fue posible gracias a que mi madre guardó auténticas joyas hechas a mano por mi abuela hace más de treinta años.


Si estáis pensando en bautizar a vuestros hijos os recuerdo que también hay un par de detalles más que no podéis olvidar. Por un lado, el padrino deberá encargarse de llevar el cirio el día del bautizo y, aunque pueden comprarse en muchos sitios, vale la pena buscar un poco más y personalizarlo. En la foto que os adjunto veréis que el de Mauro iba con su nombre pintado a mano e incluía también la fecha del bautizo. Por otro lado, también es bonito tener la propia concha bautismal aunque no es estrictamente necesario. No obstante, como a Mauro se la regalaron en plata de ley, la estrenamos para su bautizo y grabamos la fecha.



Bueno, podría extenderme muchísimo más con este post pero no quiero hacerlo interminable. Si os queda alguna duda estaré encantada de contestar a vuestros comentarios.

Feliz semana y gracias por estar ahí.

Marta